Menu

Qué tiene que tener tu newsletter y qué no debería tener jamás.

16 julio, 2016 - Marketing, Marketing Digital
Qué tiene que tener tu newsletter y qué no debería tener jamás.

Uno de los elementos frecuentes en un plan integral de contenidos es el envío periódico de una newsletter. Puede ser una manera de posicionar una marca como experta en su sector, mantener abierta una vía de comunicación con el público y conseguir tráfico hacia una web o blog. Un 3 en 1 que, si aún no tienes incorporado en tu plan de marketing de contenidos, deberías pensar sumarlo. Si te decides a integrar este tipo de canal o si ya lo tienes, te damos siete claves que has de tener en cuenta para que tenga el efecto deseado y no acabe criando telarañas en la bandeja de spam de tus suscriptores.

  1. Lenguaje

Una newsletter es una vía más de comunicación de tu empresa con tu público: sé homogéneo y coherente en tu comunicación. Quizá en este formato puedas adoptar un tono algo más relajado que el que emplea tu marca en el envío de email marketing formal, o quizá puedas permitirte algún guiño a tus clientes o lectores, pero no olvides que es tu compañía la que habla. En todas las plataformas donde tenga presencia, la marca deberá guardar un mismo tono y lenguaje, y tu boletín informativo no escapa a esta regla.

Una newsletter es una vía más de comunicación de tu empresa con tu público

Por supuesto, referente al lenguaje, tendrás que tener sumo cuidado con la ortografía y las erratas: cuida la imagen de tu empresa frente al público. Tampoco te excedas en el uso de signos de puntuación, que ni facilitarán la lectura ni favorecerán la imagen visual de tu boletín; más bien todo lo contrario.

  1. Diseño

Mira, investiga y compara a la competencia para tomar ideas de los mejores diseños. En este sentido, y al igual que ocurre con el lenguaje, es tu empresa la que habla, así que la newsletter tiene que guardar coherencia estética con la marca: colores corporativos, logos, tipografía…

No abuses del contenido en texto, intenta que sea un boletín muy visual, atractivo y llamativo. Además, ten en cuenta que, probablemente,  una gran mayoría de  tus lectores abrirá el correo en su móvil. Por lo tanto, cuidado con el peso y exceso de imágenes que ralenticen la carga, y procura aplicar un diseño responsive.

  1. Enlaces

Como decíamos, un boletín informativo puede ser un apoyo de tráfico hacia tu blog o web, así que ¡aprovéchalo! Incluye botones a la acción más que meros enlaces.

Además, trata de que los enlaces se abran en una ventana nueva, sin sacar a tus lectores de la newsletter.

  1. Contenido

Debe cumplir cuatro máximas: interesante, pertinente, breve y conciso. Tus suscriptores te siguen porque les interesa tu opinión sobre tu sector. En el momento en que ésta información ya no les sea útil, dejarán de ser suscriptores. Así que procura mantenerte en tu temática y, además, de una forma breve y directa: el boletín debe ser tan sólo un resumen que genere interés y atraiga clics hacia la página de destino.

El contenido debe ser interesante, pertinente, breve y conciso

El asunto será el que determine la cantidad de usuarios que abren el correo; deberá decir en una breve línea lo suficiente para que el destinatario decida abrirlo. Pero cuidado, el lector debe reconocer de qué se trata y, además, si no quieres ir directo a la carpeta de spam, ahórrate los signos de puntuación, mayúsculas y palabras como “gratis”.

Cuida especialmente la cabecera, que es lo primero que se ve y debe atraer al lector para que comience la lectura.

Por cuestiones legales, deberás poner fácil a tu público el darse de baja, así que incluye junto al texto legal la posibilidad de eliminar la suscripción.

  1. Temporalidad

Haz un calendario periódico de publicaciones y cúmplelo. Un envío diario puede saturar a los suscriptores e incluso catalogarte como spammer. Sin embargo, demasiado esporádico haría que los lectores no te recuerden.

  1. Spam

Antes de nada, comprueba que tu IP no está en ninguna blacklist, y sigue estos consejos para que nunca jamás entres en una de ellas, porque salir puede costarte trabajo.

  1. Estadísticas y análisis

Conforme vayas creciendo en suscriptores y envío de boletines, irá cambiando la situación. Analiza cuándo, quién y desde dónde se lee tu newsletter para ir adaptándola a tu público. Si se abre más por la mañana o por la tarde, dónde clican más, desde qué ciudad o país y desde qué dispositivo, cuántas aperturas confirmadas tiene, cuántos clics únicos… Cuantos más datos tengas más podrás implementarlos en tus próximos envíos.

Fuente: mediossociales.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *